El sudor corroe las cuerdas. Al limpiarlas, prolongamos su vida útil.